Noticia en Diario de Huelva

» alt=»» aria-hidden=»true» />Imagen: Un de los numerosos templos vitivinícolas del Condado

     Mal ejercicio para las Bodegas del Condado. El persistente cierre de la hostelería, sumado a la cancelación de todas las romerías y fiestas populares de la provincia decretadas por las autoridades sanitarias para contener la propagación del COVID han desplomado las ventas de vino en un 30%. Demasiados frentes abiertos  para mitigar la hemorragia económica que ha azotado al sector vitivinícola en el ultimo ejercicio.

     Un escenario en el que empresarios y productores han tenido que reinventarse por enésima vez  impulsando el diseño, funcionalidad y la logística de sus tiendas online que, en buena medida, han permitido amortiguar las pérdidas acarreadas por la caída de uno del sector de la restauración.

  Sin ir más lejos en Rociana del Condado la Cooperativa Nuestra Señora del Socorro ha podido contrarrestar el descenso de ventas gracias a un producto en constante crecimiento como es su caldo “Etiqueta Negra”, un vino blanco de baja graduación que ha sido muy bien acogido entre los más jóvenes, ampliando el nicho de mercado ‘clásico’ de los caldos.

Entrada Relacionada

» alt=»» aria-hidden=»true» />El Covid se bebe un 30% de la facturación de las bodegas
La uva Zalema, reina de los campos del Condado

El presidente de la entidad, Ceferino Martín, destacó que este factor ha sido decisivo para que la merma en las ventas globales sea “únicamente de un 15%”. Aun así,  el peso que en la facturación tiene la Romería de El Rocío y las grandes fiestas populares de la provincia de Huelva y Sevilla son enormes, dado que se tratan de mercados estratégicos para la bodega. Lo mismo ocurre con las celebraciones privadas como bodas y comuniones que, o bien se han visto postergadas a fechas post Covid, o bien se han limitado significativamente el número de invitados.

     José Rubio, dueño y responsable de producción  de Bodegas Rubio, explica que las ventas “han caído aproximadamente un 40%” como consecuencia directa del cierre de la restauración. Por suerte, la venta de su producto más icónico, el Brandy Luis Felipe, ha “mantenido las ventas” en las grandes superficies como El Corte Inglés, al que podían acudir los clientes incluso durante el confinamiento. Los regalos de empresas también han sido importantes durante las fechas navideñas para sostener la facturación, mientras que el funcionamiento de la tienda online les ha permitido crecer y amortiguar, en parte, las pérdidas de la hostelería.

 El vino aguanta el tipo con respecto a las bebidas espirituosas.

     A pesar de este varapalo, el sector muestra un mejor comportamiento que las bebidas espirituosas que han visto como sus principales clientes, los empresarios del ocio nocturno, no pueden aun abrir sus puertas y el consumo en el hogar es testimonial en comparación con el que se producía en los bares de copas y discotecas.

Nos encanta compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *